Los socialistas de Sitges frente a la Solidaritat Catalana en mayo de 1906

Historia

El movimiento político unitario conocido como Solidaritat Catalana fue impulsado por grupos y partidos catalanistas en 1906 como respuesta a los hechos del “Cu-Cut!” y a la Ley de Jurisdicciones. El asalto a las redacciones de la revista satírica y de La Veu de Catalunya por parte de oficiales en 1905 al considerar que ridiculizaban al ejército, desencadenó un proceso por el que los militares consiguieron lo que llevaban tiempo reclamando, es decir, la intervención de la jurisdicción militar en los delitos contra los símbolos nacionales y contra el ejército. Al final, después de una intensísima polémica en las Cortes y en toda España, y que terminó fracturando al Partido Liberal, se aprobó la citada Ley de Jurisdicciones en 1906, consagrando la intervención del Ejército en la vida política.

La Solidaritat estaba presidida por Nicolás Salmerón e integraba a la Lliga Regionalista, el Centre Nacional Republicà, la Unió Catalanista, los carlistas, republicanos federales, independientes y una parte de Unió Republicana. Los radicales de Lerroux se mantuvieron al margen, así como el movimiento obrero.

Pues bien, a cuenta de la visita de miembros de este movimiento a Sitges en la primavera de 1906 los activos socialistas de esta localidad marítima barcelonesa reaccionaron. Este artículo trata de este hecho.

Efectivamente, el 23 de mayo de 1906 viajaron a Sitges los Sres. Rusiñol, Azcárate, Zulueta, Musito, y otros miembros de la Solidaritat Catalana, es decir, como informaba el corresponsal de El Socialista, un movimiento que era interpretado en clave de lucha de clases, ya que, esa unión de republicanos, catalanistas y carlistas demostraba que solamente había dos partidos, el de la burguesía y el de los trabajadores.

Los socialistas informaban que el Ayuntamiento había hecho todo lo posible para que el recibimiento fuera muy lucido, llegando a invitar para recibir a los visitantes en la estación a los presidentes de las Sociedades Obreras y de la Agrupación Socialista. Pero las Sociedades de Zapateros y Agricultores, así como la Agrupación, no asistieron, aunque, al parecer, sí lo hizo la Sociedad de Albañiles con su bandera, pero no por acuerdo de todos sus afiliados, sino por una parte de los mismos, cuyos nombres se insertaban en el periódico porque los socialistas de Sitges querían dar publicidad para que se enteraran los trabajadores de la localidad.

Según lo que cuenta la columna se organizó detalladamente y como mucho ornato el recorrido-manifestación de los visitantes: se engalanaron los balcones, se echaron flores, se pusieron colgaduras y banderas catalanas, aunque también se sacó una bandera española con el retrato de Pi i Margall. En la columna se explicó que, en contraposición, acudieron muy pocos trabajadores a la manifestación.

Los socialistas, como hemos expresado, estaban haciendo una lectura en clave de clases de lo que estaba ocurriendo, porque aludieron, además, a cómo el fabricante Tarrida había intentado impedir que sus trabajadores celebraran el primero de mayo, y en esta ocasión “para dar gusto a los catalanistas”, en cambio, había paralizado el trabajo a mediodía, aunque, en esta ocasión, siempre según la crónica, los obreros se habían manifestado en contra de esta decisión.

Insertamos un extracto de la contestación de la Agrupación Socialista de Sitges al alcalde:

“…dicha colectividad ha acordado manifestarle que siendo el Partido Socialista un partido disciplinado y teniendo por base la lucha de clases, le es completamente imposible tomar parte en dicho acto, por ser esos señores representantes en Cortes de la clase capitalista; y que su bandera, insignia del proletariado militante, la tiene en más aprecio que para hacerla servir de comparsa y agasajar a quienes a nuestro entender, no han hecho nada en beneficio de la clase a la que pertenecemos”

Fuente: El Socialista, número 1056, de 1 de junio de 1906, aunque la crónica está firmada el 26 de mayo.

Bibliografía sobre la Solidaritat Catalana:

Claret, Jaume; Santirso, Manuel (2014), La construcción del catalanismo. Historia de un afán político. Madrid.

De la Granja, José Luis; Beramendi, Justo; Anguera, Pere (2001), La España de los nacionalismos y las autonomías. Madrid: Síntesis. 

De Riquer, Borja (2013). Alfonso XIII y Cambó. La monarquía y el catalanismo político. Barcelona.

Moreno Luzón, Javier (2009), «Alfonso XIII, 1902-1931». Restauración y Dictadura. Vol. 7 Historia de España dirigida por Josep Fontana y Ramón Villares. Barcelona.

Navarra Ordoño, Andreu (2013), La región sospechosa. La dialéctica hispanocatalana entre 1875 y 1939. Universidad Autónoma de Barcelona. 

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido