Táctica socialista y seguros sociales: observaciones de Manuel Vigil en 1922

Historia

La conferencia que pronunció el socialista asturiano Manuel Vigil Montoto a los jóvenes socialistas madrileños en abril de 1922 sobre el retiro obrero nos sirve en este artículo para acercarnos a la táctica sindical reformista de signo socialista sobre los seguros sociales en este momento. Vigil Montoto tenía mucha experiencia en este campo por su trabajo en el Instituto Nacional de Previsión.

 

La primera idea que podemos sacar de la charla tendría que ver con que la cuestión de la vejez se había querido resolver desde la caridad, y solamente se había conseguido asilar a una minoría de ancianos. La única alternativa pasaba por un seguro social, porque sería la solución más humana.

En segundo lugar, Vigil Montoto vinculó el retiro de la vejez con la organización obrera, seguramente en alusión a los seguros sociales que pudiera poner en marcha dicha organización según el sindicalismo a base múltiple, recordando que muchos trabajadores dejaban la organización cuando se obtenían grandes triunfos, había crisis de trabajo o diferencias de criterio entre los elementos directivos, dejando de cotizar.

Pero más importante nos parece su insistencia en el trabajo de la UGT y del PSOE durante más de treinta años para fomentar la conciencia de clase entre los trabajadores en el sentido de conseguir la aprobación de la legislación social. Los triunfos conseguidos gracias a la estrategia socialista eran de los que perduraban. La conquista de puestos en las instituciones representativas disminuía la representación burguesa y daba fuerza moral a la clase obrera, siendo más respetada. Esta presencia y estas conquistas estaban produciendo una verdadera revolución al obligar a los Gobiernos a orientarse en un sentido social. Lamentablemente, para Vigil Montoto, existía una parte de la organización obrera que se oponían a esta táctica, defendiendo “otra primitiva de pueblos sin derecho ni capacidad para redimirse”, en alusión implícita al anarcosindicalismo. Pero, con estos trabajadores o sin ellos, había que seguir adelante, y velar por el funcionamiento de organismos, como el Instituto de Reformas Sociales, porque eran laboratorios de donde salían proyectos de ley favorables para los trabajadores, o instituciones como la de Previsión, órgano técnico para la práctica de los seguros sociales, como el de vejez, accidentes de trabajo, “invalidez prematura”, “popular de vida”, paro y otros, que lejos de menguar la fuerza combativa de las organizaciones obreras les daba más poder al colocar a sus asociados en un plano superior de consideración, capacidad y cultura.

El resto de la charla se centró en el retiro obrero, una cuestión que trataremos en otro lugar.

Podemos consultar el número 4121 de El Socialista de abril de 1922. Sobre Vigil Montoto podemos acercarnos al Diccionario Biográfico del Socialismo Español y la hemeroteca digital de El Obrero.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido