Los inicios de la Sociedad de Embaldosadores de Madrid

Historia

La Sociedad de Obreros Embaldosadores de Madrid, “La Emancipación” nació a finales de noviembre del año 1897, concretamente el día 22 de aquel mes y año. En esa reunión, los asistentes tomaron la decisión de que se preparase un manifiesto dirigido a los trabajadores de este ramo, pero, además redactar un proyecto de reglamento, y hacer una tirada de mil cupones para atender a los gastos de la constitución de la Sociedad.

Para ello se eligió una primera Comisión, formada por Juan Bello, Francisco Rubio, José Félix, Mariano Rodríguez, Faustino de la Vega, José Vázquez, Juan Brañas, León Palacios y José Baliña. Por su parte, se eligió como presidente a Mariano Rodríguez y León Palacios para presidente y secretario, respectivamente. La Comisión se reunió periódicamente durante el mes de diciembre, hasta que el 23 de diciembre tuvo lugar la Asamblea en la que se declararía legalmente constituida la Sociedad. Unos días después se elegiría la primera Junta Directiva, en la que Rodríguez repitió como presidente, y León Palacios como secretario.

La Sociedad comenzó a crecer en la capital de España, teniendo su primer gran conflicto laboral en febrero de 1899. Al parecer, casi todos los patronos se habían negado a aceptar las peticiones obreras, especialmente la cuestión de la jornada de ocho horas. El paro se hizo extensivo a todo el oficio. La huelga se dilató cuatro semanas. Al final se llegó a un acuerdo por el que se aumentó en 50 céntimos los jornales de los ayudantes, y una tarifa mínima en el de los oficiales, además de reglamentar el aumento de jornales cuando los trabajos se hicieran fuera de la localidad.

Los miembros de la Sociedad comprendieron la necesidad de la unidad sindical, por lo que solicitaron el ingreso en la UGT el 31 de octubre de 1899. Posteriormente, la Sociedad colaboraría activamente en la creación de la Federación Local de Obreros de la Edificación de Madrid, y luego de la Nacional de Edificación.

Con el tiempo se estableció la parte asistencial con socorros de enfermedad, incapacidad y de vejez, así como de entierro. La cotización era, a la altura de 1929, cuando se celebró el XXII aniversario, de una peseta por asociado. Al parecer, en ese momento casi todos los embaldosadores de Madrid estaban sindicados en esta Sociedad. Sabemos que, en diciembre de 1930, un año después de la celebración contaba con mil afiliados.

Hemos consultado los números de El Socialista de los meses de noviembre y diciembre de 1897, y de febrero de 1900, así como el número 6516 de 27 de diciembre de 1929. También se ha consultado el trabajo de Santos Juliá, “La UGT de Madrid en los años treinta: un sindicalismo de gestión”, en REIS 20/82, págs. 121-151.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido